Inicio Noticias Cierto optimismo para la plataforma: «Seguir Creando»

Cierto optimismo para la plataforma: «Seguir Creando»

por Redacción ACE

Hace unas semanas, la ministra de Empleo, Fátima Báñez –todavía en funciones-, anunciaba la intención del Gobierno de modificar la legislación vigente para que los creadores pudieran compatibilizar la totalidad de su pensión con los rendimientos de su trabajo, entre ellos, los derechos de autor.

Los creadores agrupados en la plataforma «Seguir Creando» han mostrado en un comunicado su optimismo por el compromiso adquirido por el Gobierno, que, en su opinión, responde a la voluntad de aplicar las recomendaciones formuladas por la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril.

En un escrito remitido en agosto a la titular de Empleo, Becerril le solicitaba «una interpretación normativa que permita la continuidad de la actividad creadora de los autores pensionistas de modo que no sufran menoscabo en sus respectivos niveles de renta por el hecho de crear».

Con motivo de las declaraciones de Fátima Báñez, esta plataforma ha recordado que la legislación vigente sobre jubilación activa, Real Decreto Ley 5/2013, establece que cualquier persona que desee seguir percibiendo ingresos procedentes de su trabajo después de los 65 años podría hacerlo renunciando al 50 por ciento de su pensión.

Esta normativa permite trabajar a los jubilados y compaginarlo con el cobro de la pensión, pero solo cuando los ingresos generados por esa actividad sean inferiores al salario mínimo interprofesional (9.172,80 euros al año). En caso de superarse ese importe, esta regulación establece que se puede renunciar al 50 por ciento de la pensión y percibir los ingresos que le correspondan por la actividad.

Sin embargo, tal y como ha explicado «Seguir Creando», para los autores, que perciben pensiones medias de entre los 600 y 800 euros, resulta muy difícil predecir los beneficios que les reportará su trabajo a lo largo del año «al ser la creación artística un ámbito lleno de inseguridades y precariedades».

Esto significa que, en caso de renunciar a la mitad de su pensión, percibirían entre 300 y 400 euros al mes sin tener la certeza de poder ingresar la parte a la que habrían renunciado. Además, han hecho hincapié en que «si a ello se añade la obligatoriedad de cotizar como autónomos, el grado de pérdida se convierte en un auténtico abismo económico». Es por ello, añaden, que son muy pocos los que se han acogido a lo dispuesto en el Real Decreto Ley.

Fuente: cedro.org

Artículos Relacionados