Inicio Noticias Entrevista a Fátima Frutos, presidenta de la Asociación Navarra de Escritores y Escritoras

Entrevista a Fátima Frutos, presidenta de la Asociación Navarra de Escritores y Escritoras

por Redacción ACE

© REDACCIÓN

La Asociación Navarra de Escritores y Escritoras está presidida por Fátima Futos, esencialmente poeta, y es una entidad muy joven: nació casi en paralelo al comienzo de la nueva etapa que, bajo la presidencia de Manuel Rico, inició ACE en el bienio 2015-2016. Tiene firmado un convenio de colaboración con la Asociación Colegial de Escritores y ha celebrado, en  Pamplona y en Madrid, varias actividades en colaboración con ACE, entre ellas algunos actos conjuntos en defensa de los escritores. Iniciamos con esta entrevista una serie de conversaciones con los presidente de asociaciones con las que ACE, en el camino hacia la creación de una Federación, mantiene convenios de colaboración.

La Asociación Navarra de Escritores y Escritoras nació en 2015. ¿Cómo se gestó esa iniciativa y a qué razones obedeció?

En realidad, nacimos en noviembre del 2016, aunque veníamos trabajando en un borrador de Estatutos desde el 2015. Un grupo de escritores/as, que también éramos y somos amigos, vimos la necesidad de crear una Asociación. En nuestras conversaciones, encuentros informales, cenas…etc. constatamos que, en Euskadi, Aragón, Cataluña… tenían su asociación, y que, sin embargo, Navarra carecía de ella. Navarra, además, tiene su propia historia como Comunidad Foral diferenciada, y vimos que nos debíamos poner manos a la obra y crear una entidad asociativa para defender los derechos de los escritores y de las escritoras de esta tierra en las dos lenguas que nos son propias: el euskera y el castellano.

¿Cuál es la situación de los autores en Navarra desde el punto de vista profesional? ¿Son muchos los que se dedican sólo a escribir? ¿O son un número testimonial en relación con los que comparten su labor con otra actividad profesional?

La verdad es que en Navarra tenemos un poco de todo. Ya se sabe: Navarra, tierra de diversidad. Tenemos escritores/as que cotizan como autónomos y que, además de su labor literaria, desempeñan funciones formativas, de jurado, talleristas, directores/as de festivales…etc. Quizá éstos/as sean los menos. Sin duda, la gran mayoría tienen otra profesión relacionada con el mundo de las Letras o no, pero dedican una parte importante de sus jornadas a escribir o a documentarse para libros. También existe la figura del estudiante universitario (en Navarra tenemos tres Universidades) que saca tiempo para la creación literaria. Y, por último, no podemos olvidar a las personas jubiladas que ocupan gran parte de su tiempo en la realización de obras literarias.

De Izquierda a derecha: Javier de Juan, Manuel Rico, Fátima Frutos, Miguel Izuy Carlos Basses

En vuestra asociación, ¿qué predominan? ¿Poetas, narradores, ensayistas?

Nuestra asociación está presidida por una poeta, quien les responde en estos momentos, pero la gran mayoría de socios/as son novelistas. Existe también un número importante de ensayistas, e incluso personas que combinan varios géneros, generalmente narrativa y ensayo. Creo que es un reto llegar al ámbito de los/as poetas para que se asocien. Hay muchos y muy buenos. Ocurre que quizá la poesía no esté lo suficientemente valorada por el gran público lector, y ellos mismos se limitan a publicar y no ven la necesidad de asociarse. Trabajaremos en la concienciación para que el número de poetas dentro de la asociación aumente.

¿Tenéis una relación fluida con la administración autonómica y con el ayuntamiento? ¿Algún tipo de ayudas o apoyos? ¿A la asociación? ¿A los escritores?

No tenemos ningún tipo de ayuda ni subvención. Nos financiamos con las cuotas de las/os socias/os. La comunicación tampoco es muy fluida con la Administración Foral. Esta presidenta está dispuesta a acudir a las reuniones que sean precisas, pero no se me convoca.

Estamos apoyando la misma causa: se tiene que dar la compatibilidad entre pensión y derechos de autor, sencillamente porque se trata de una cuestión de justicia.

La única comunicación que hemos tenido hasta ahora (y estamos en 2018) es la presentación que hicimos de una candidatura al Premio Príncipe de Viana, que es el más importante de Navarra en materia cultural, y la información al Ayuntamiento de Pamplona de que vamos a inaugurar/llevar a cabo una ruta literaria por la capital de Navarra para destacar a nuestros/as autores/as del pasado en los lugares donde vivieron o crearon. Pero hasta el día de hoy tampoco tenemos apoyo del área municipal de Cultura en estas funciones de divulgación literaria (muy incipientes, eso sí) y desarrollo turístico de nuestra ciudad a partir del bagaje cultural unido a las Letras Navarras; quizá en el futuro se den cuenta de nuestra labor y sí apoyen este tipo de iniciativas. Sería muy bueno para la ciudad de Pamplona contar con una ruta literaria estable y frecuente, que sea gestada desde los/as propios/as autores/as y promocionada por el Ayuntamiento. Lo mismo digo de la capital ribera, de Tudela.

A lo largo de 2016 lograsteis que el Parlamento Navarro aprobara una modificación de la legislación fiscal que beneficia a los autores. ¿En qué consiste?

Navarra se convirtió -gracias al trabajo de nuestra asociación- en la primera comunidad del Estado que crea un IAE (Impuesto de Actividades Económicas) propio y exclusivo para escritores. Hasta entonces, los/as escritores/as teníamos que inscribirnos en el epígrafe 861, referido a pintores, escultores, ceramistas, artesanos, grabadores y artistas similares o en el 862, de restauradores de obras de arte, y, a partir de estas modificaciones impulsadas por la ANE-NIE, ya podemos hacerlo en el 863, como escritores.

El Gobierno foral acometió una modificación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en el sentido de que los rendimientos derivados de la elaboración de obras literarias, artísticas o científicas tendrían la consideración de rentas de trabajo y no de rentas profesionales o empresariales, como sucedía hasta entonces y ello provocaba que los autores tuviéramos que darnos de alta en el régimen de autónomos. De este modo, se homologa la regulación foral con la regulación estatal, más beneficiosa, en este punto, para nosotras/os los/as escritores/as.

Hemos hecho aportaciones también interesantes en lo que se refiere al Estatuto del Artista. Sobre todo, en temas de conciliación entre la vida familiar y laboral, y en cuanto a los/as autores/as con discapacidad.

Navarra se convirtió -gracias al trabajo de nuestra asociación- en la primera comunidad del Estado que crea un IAE (Impuesto de Actividades Económicas) propio y exclusivo para escritores.

Sin autores no hay cultura y sin editores (al menos en lo esencial) no hay libros. ¿Cuál es la relación de los escritores navarros con el mundo editorial de esa Comunidad?

Tenemos contacto con un puñado de editores de Navarra, tampoco muchos, pero desearíamos llegar a más, y que esta comunicación se incrementase. La realidad es que en Navarra tenemos pocos editores/as.

Hace poco he estado en las V Jornadas de Autor que organiza la AEE, con quien tenemos una buena relación, aunque escasa, y he estado compartiendo y departiendo con el gremio de Editores en Euskadi. Ellos me informaron de que existen asociados varios editores navarros en su entidad. Al final, Navarra y Euskadi están tan cerca, y cultural y socialmente formamos una eurorregión junto con Aquitania, así que estamos destinados a implementar entidades, al menos culturales, donde se integren los colectivos vascos y navarros que trabajan en un mismo ámbito. Lo digo en cuanto a editores, pero también en cuanto a escritores. Estamos obligados a crear espacios de encuentro. Tenemos las mismas lenguas propias y unas aspiraciones parecidas, también en cuanto a autogobierno y políticas culturales dirigidas a la ciudadanía.

¿Cómo valoras la relación con ACE en estos años?

Para nosotras la relación con ACE, y en especial con su Presidente, ha sido fundamental a la hora de “arrancar”. Hemos tenido muchísimo apoyo. Tanto apoyo jurídico, con el asesoramiento de los abogados de ACE, como apoyo mediático, como impulso para nuestra consolidación, y hasta apoyo personal a la Presidenta de ANE-NIE, que soy yo.

Sobre todo, creo que hay que profundizar en la labor de coordinación de las distintas asociaciones que hay en el Estado. Esto es fundamental. Ir con una única voz a hablar con las instituciones del Estado y las europeas, eso sí, recogiendo las especificidades de cada Comunidad, que en el caso de Navarra no son pocas.

Siempre se aprende de los encuentros que organiza ACE con todas las asociaciones de escritores de España. Y desde Navarra, desde luego, hacemos y haremos aportaciones al conjunto de entidades. Es primordial la creación de un banco de buenas prácticas y talento, e incluso diría yo que la página web y la opción que nos dan las nuevas tecnologías deberían habilitarse/utilizarse como espacio común de encuentro permanente.

¿Crees necesario dar pasos hacia la formación de una federación o una organización estatal que unifique las demandas de los autores en todo el territorio del Estado?

Desde luego, esa es la apuesta de futuro. Una federación de asociaciones en la que haya un órgano coordinador y en el que se respeten las características específicas de las culturas y lenguas en las distintas naciones, regiones y comunidades que forman nuestro país.

Somos diversidad. Diversidad cultural. Y gestionar esa diversidad cultural e idiomática es tarea de todos los/as agentes culturales. Y cómo no, también de las asociaciones de escritoras y escritores.

El objetivo de futuro tiene que ir encaminado a crear una voz inequívoca que represente a los autores y a las escritoras de este país, para dirigirnos con fuerza a las instituciones políticas y plantear nuestras reivindicaciones. Y esto debería regirse por el principio de coordinación, de representación y desde una perspectiva de género y de sostenibilidad. La visibilidad de las autoras, de las mujeres, es algo que no se nos puede olvidar. Somos la mitad del talento creativo literario.

No es vana tarea la que tenemos con respecto a las pensiones de la Seguridad Social y la compatibilidad de los derechos de autor. Un tema sangrante que hay que solucionar a la mayor brevedad y nos tenemos que volcar en ello.

¿Qué juicio te merece el creciente peso de la edición digital, de las redes sociales y del fenómeno, acrecentado gracias a las nuevas tecnologías, de la autoedición?

La edición digital, el audiolibro, las plataformas digitales de exposición, distribución y publicación de obras…etc. son hechos ya imparables. No es que el futuro digital nos esté esperando, es que ya se ha instalado entre nosotros, y hay que gestionarlo. ¿En qué sentido gestionarlo? Pues evidentemente, en el respeto a la propiedad intelectual. Esto es algo irrenunciable.

Las nuevas tecnologías en su aplicación al ámbito de la cultura, de la literatura, han hecho su aparición para quedarse, y avanzan vertiginosamente con nuevos retos. Nuestra misión no puede ser ponerle puertas al campo, sino defender nuestros frutos. Nuestras creaciones deben ser valoradas como trabajo intelectual de alto valor retributivo y social. Si no se respeta la creación literaria y a sus autores/as se viene abajo toda una industria en torno al libro, al guion…etc., que es el sostén de miles de familias y puestos de trabajo. Revolución digital, sí, pero sin abusos. Somos autores, no peleles.

Sin ACE y sin Seguir Creando lo que es un problema gravísimo no se hubiera visibilizado

Pensiones y derechos de autor…. Dame tu opinión sobre la batalla que Seguir Creando y ACE estamos dando por la compatibilidad.

Hombre, sin ACE y sin Seguir Creando lo que es un problema gravísimo no se hubiera visibilizado. Estamos todas/os apoyando la misma causa: se tiene que dar la compatibilidad entre pensión y derechos de autor, sencillamente porque se trata de una cuestión de justicia. Las personas que dieron lugar a esa incompatibilidad, los políticos que llevaron a cabo semejante atropello, o no valoran la importancia de la industria cultural en nuestro país y la necesidad de cuidar a los/as autores/as, o, verdaderamente, quisieron hacernos una afrenta; lo cual es inconcebible en cualquier otro punto de Europa. Hay que dar batalla. Yo digo que, si lo que nosotros estamos padeciendo, se hubiese dado en países como Alemania, Francia o Italia, la huelga prolongada de autores/as hubiera estado garantizada. En Europa no se andan con chiquitas.

Para mí es fundamental la labor de Seguir Creando y de ACE en este aspecto, no obstante, también señalo que nos hace falta contundencia a la hora de reivindicar lo que es nuestro. Ser más insurgentes, no nos vendría mal. Aprendamos de los pensionistas vascos y navarros y sus reivindicaciones de la revalorización de pensiones según IPC. No sueltan la calle. Ahí están semana tras semana. No sé a qué esperamos nosotros/as a lanzarnos a una acción contundente, generalizada, pacífica y osada. Sin nuestras mentes creativas, el mundo del libro no se sostiene. O nos respetan lo que es nuestro, o habrá que tomar medidas drásticas. Hemos tenido mucha paciencia con quienes nos han minusvalorado desde el ámbito político. Nos tenemos que dar a respetar.

Artículos Relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies