Inicio Diluvio

Diluvio

por Redacción ACE

Escribir es un tipo de regreso. Y no hay regreso que se construya en el paisaje apacible del trazo. El trazo de lo escrito no es más que un resto de lo extinto, una manera de ser duelo, ausencia.

En este Diluvio de Miguel Veyrat encontré ese camino trazado en la ceniza y el agua. Pero un camino que parte de lo que no sabemos, de esa parte de nuestras palabras que no dice porque no podemos construirla. Porque existe otro lenguaje, el lenguaje que va más allá de lo dicho.

En este libro también cae la sintaxis, se descomponen las palabras para resonar dentro. Los versos de este libro se parecen a las piedras tiradas a los ríos. Las ondas que se ven son trazos de presencia. Las palabras que se ven aquí son trazos de existencia y el poeta nos las muestra de manera honesta. Por ello, hay también ausencia de puntuación, de pausas. Todo se precipita, cae sobre nosotros, nos quema. Es una sensación hermosa. Escribir convertido todo en agua. Eso ocurre en este libro.

Aquí hay un libro abierto hacia el diluvio. Recojamos en él los fragmentos de aquello que nos dice. Pocas veces nos encontraremos ante un paisaje donde la quiebra sea la única manera de nombrarnos.

  Marta López Vilar (autora del prólogo)