ACE, presente en el Foro Internacional de Autores

El pasado 14 de marzo de 2017 tuvo lugar en el Palazzo Ferrajoli de Roma la Junta General de Asociados del IAF (Foro Internacional de Autores), seguida de una serie de mesas redondas sobre la problemática actual de los creadores, a la que ACE asistió como invitada por la FUIS (Federazione Unitaria Italia di Scrittori). Estuvo representada por Amelia Pérez de Villar, vocal de relaciones con los medios de su Junta Directiva.

Junta general del Foro Internacional de Autores ©Barbara Hayes

A lo largo de la jornada se trataron los temas que preocupan a los escritores y artistas visuales: contratos, derechos de autor y nuevos retos, como la difusión digital de nuestra obra y el pago de su explotación más allá de la página escrita. Uno de los temas que aparecen sobre la mesa en las últimas reuniones internacionales a las que ha asistido ACE es la remuneración al autor por la venta de libros de segunda mano, un mercado de volumen relativo –y creciente– por el que el escritor no percibe nada a pesar de los ingresos que genera. Por lo que hemos podido comprobar, las asociaciones francesa y alemana son las más activas en este ámbito: en este caso fue Florence Marie Piriou, de la Société Française des Intérêts des Auteurs de l’Écrit la encargada de defender la postura, entre otras cuestiones.

 

Tenemos asumido, por ejemplo en la alimentación, que el intercambio tiene que ser justo, y a todos nos preocupa lo que se paga al agricultor… Entonces, ¿por qué no ocurre esto con los libros?

Otros temas importantes que surgieron a lo largo de la jornada, en el capítulo de nuevos retos, fue la preocupación de las nuevas generaciones por temas de diversidad e inclusión (ya tiene unos años el Tratado de Marrakech, firmado en 2013, para facilitar el acceso a obras publicadas a las personas con dificultad para acceder al texto impreso, del que se habló también largo y tendido, véase aquí: http://www.wipo.int/treaties/es/ip/marrakesh), la problemática específica de países en guerra o con un sistema político que impide la libre expresión o el hecho de que las redes sociales se beneficien de las creaciones de los autores sin que estos perciban remuneración alguna.

 

Florence Marie Piriou, Nicola Solomon, Mary Rasenberger y John Degen ©Barbara Hayes

El título de las mesas redondas de la tarde dice mucho tanto de la temática del encuentro (en este enlace puede verse la agenda) como de las preocupaciones que afectan hoy en día a los autores: “¿Se ha remunerado al artista?” o “Si no se paga, no se usa”, donde se expusieron algunas de nuestras principales reivindicaciones: la presión para que el autor ceda su obra a cambio de nada o la intención de pagar con visibilidad y prestigio nuestras intervenciones. Aunque muchas experiencias coinciden, trascendiendo las fronteras nacionales o los continentes, en algunos países la situación de los derechos de autor es más compleja que en otros: Mary Rasenberger, representante de la Authors Guild estadounidense, contaba cómo en su país es habitual que a los escritores les pidan constantemente que aporten textos sin percibir remuneración alguna por ellos.

En palabras de Nicola Solomon, de la británica Society of Authors “hemos de defender la importancia de la cultura y el conocimiento (…) Tenemos asumido, por ejemplo en la alimentación, que el intercambio tiene que ser justo, y a todos nos preocupa lo que se paga al agricultor… Entonces, ¿por qué no ocurre esto con los libros?